Pese al aumento de la violencia, el Consejo de Seguridad de Naciones Unidas aprobó el sábado el despliegue de un primer grupo de observadores en el país, a fin de supervisar una endeble tregua.

La fragilidad de esa tregua quedó evidenciada con una nueva ola de violencia que amenazaba el acuerdo negociado internacionalmente para poner fin a 13 meses de enfrentamientos.

La aprobación unánime de la resolución por el Consejo de Seguridad también exhortó a ambas partes a "detener toda la violencia armada en todas sus formas" inmediatamente y pidió a Siria retirar sus fuerzas militares y armamento pesado de los centros de población — una disposición a la tregua que hasta ahora el régimen ha ignorado.

La tregua es el centro del plan de seis puntos del enviado internacional Kofi Annan, ex secretario general de Naciones Unidas, para detener el derramamiento de sangre e iniciar las conversaciones entre el régimen y la oposición.

El pacto intenta terminar un conflicto que hasta ahora ha dejado más de 9.000 muertos e iniciar las negociaciones sobre el futuro político del país.

El despliegue de observadores es considerado crucial para lograr que se respete el ato al fuego. Ahmad Fawzi, vocero de Annan, ha indicado que un equipo de avanzada está a la espera de viajar a Siria ahora que el Consejo de Seguridad ha aprobado la misión y agregó que el grupo será alcanzado posteriormente por un contingente más numeroso.

Las fuerzas del gobierno y los rebeldes realizaron ataques en distintas partes de Siria el sábado, con resultado de al menos nueve muertos.

Los combates más cruentos se reportaron en la ciudad central de Homs, donde las fuerzas del régimen abrieron fuego de artillería contra vecindarios controlados por los rebeldes. Los insurgentes lanzaron granadas impulsadas por cohetes en una zona de residentes leales al régimen.

En Alepo, la ciudad más grande de Siria, los efectivos del régimen abrieron fuego contra dolientes durante un funeral, mientras que los rebeldes armados emboscaron un vehículo que transportaba soldados en la provincia meridional de Dará.

Ambos bandos se han acusado mutuamente de hechos violentos esporádicos desde el jueves, cuando entró en efecto la tregua. Pero los reportes del sábado, sobre el uso de armas más pesadas, sugieren que el alto al fuego es violado cada vez con más frecuencia.

Desde que entró en vigor la tregua negociada por Annan, se habían reportado muchas menos muertes que las registradas en la serie diaria de enfrentamientos y bombardeos que antecedieron el cese al fuego.

El Observatorio Sirio de Derechos Humanos, grupo con sede en Gran Bretaña, dijo que el bombardeo del sábado por la mañana duró alrededor de una hora y agregó que un civil murió, el primer occiso en un ataque desde que comenzó la tregua. Indicó que posteriormente otra ola de rondas de mortero hizo blanco en varios vecindarios durante el día.

El régimen restringe el acceso de los observadores extranjeros, entre ellos periodistas, lo que dificulta la verificación independiente de reportes de violencia.

Tanto el Observatorio como el activista Tarek Badrakhan, que está en el vecindario de Khaldiyeh, ocupado por los rebeldes de la ciudad de Homs, han dicho que el bombardeo estuvo dirigido a los barrios de Jouret el-Shayah y Qarabees.

En Homs, que ha sido una de las zonas más afectadas en Siria en los últimos 13 meses y que se ha convertido en el símbolo del levantamiento, el bombardeo esporádico empezó el viernes por la noche y se extendió hasta el sábado por la mañana, dijo Badrakhan.

"Puedo ver humo negro saliendo de un edificio que fue bombardeado en Jouret el-Shayah", dijo Badrakhan a The Associated Press vía Skype.

Un video publicado en internet por activistas, que aseguraron fue tomado en Homs, mostró bombas cayendo sobre una calle.

El grupo activista Comités de Coordinación Local indicó que el ejército disparó balas reales y gas lacrimógeno durante un funeral en Alepo, en el norte del país. El Observatorio agregó que cuatro personas resultaron muertas en el ataque.

Además, las fuerzas militares realizaban una serie de arrestos en el suburbio de Dumair de la capital del país, Damasco, cuando un vehículo explotó, matando a un civil e hiriendo a otros dos, de acuerdo con el Observatorio. No dio más detalles.

___

Bassem Mroue está en Twitter como: http://twitter.com/bmroue

___

La periodista de The Associated Press Edith M. Lederer contribuyó con este despacho desde la sede de Naciones Unidas.