Una exhibición de fotografía sobre carreras de larga distancia en los cañones de México, y los indígenas que lo inspiraron, se volvió más conmovedora tras la muerte del fundador de la competencia.

"¡A correr! Súperatletas en la Sierra Madre" está dedicado a la memoria del corredor Micah True. La exhibición en el museo de Arqueología y Antropología de la Universidad de Pensilvania abrió el 31 de marzo, el mismo día que el cadáver de True fue encontrado después de no regresar de correr en Nuevo México. La causa de su muerte no se ha revelado.

Gran parte de la exhibición se enfoca en la competencia anual que comenzó True para promover la cultura de las largas carreras que realizaban los indígenas tarahumaras. También conocidos como rarámuris, estos indígenas acostumbraban cubrir grandes distancias usando sandalias hechas de neumáticos viejos.

La fotógrafa Diana Molina documentó el maratón en el Cañón del Cobre del año pasado que atrajo a unos 40 corredores internacionales a Urique, Chihuahua, a competir contra 230 tarahumaras en su propio territorio.

Molina conoció a True — apodado "Caballo Blanco" — a finales de la década de 1990 después de fotografiar a los solitarios rarámuris durante varios años. Cuando True le dijo su idea de la competencia, ella no estaba segura de que los indígenas quisieran participar.

"La forma en que logró hacer esto realidad es muy inspiradora", dijo Molina. True se fue a vivir en México hace unos 20 años, después de conocer a un corredor tarahumara en una competencia en Colorado. Comenzó el ultramaratón en 2001 para llamar la atención a una estilo de vida sencillo y atlético necesario para superar los profundos cañones de la Sierra Madre.

"Quería motivarlos a correr libres y seguir con sus antiguas tradiciones en las corridas", dice True en un video que se muestra en la exhibición.

Los rarámuris, la competencia y True recibieron mayor atención en 2009 cuando fueron tema del exitoso libro de Christopher McDougall "Nacido para correr". En entrevista telefónica, McDougall describió a True como una especie de "poeta vaquero" dedicado a preservar la única cultura tarahumara.

"Ellos son los guardianes de esta sabiduría sencilla y frágil, la idea de que los humanos se benefician más cuando están en movimiento", dijo McDougall.

True, de 58 años, pasó la mayor parte de su vida en México, pero regresaba a Colorado un par de meses cada año. Estaba volviendo cuando se detuvo en la reserva de Gila, en el sur de Nuevo México, para correr un poco el 27 de marzo. Nunca volvió; su cuerpo fue encontrado cuatro días después.

La instalación en la Universidade de Pensilvania es ahora como un homenaje a True, dijo Pam Kosty, vocera del museo. Los rarámuris, que en su dialecto uto-azteca significa "corredores a pie", están amenazados por la tala, industrias mineras y cárteles de la droga.

"Con esta exhibición, llegaremos a una audiencia más grande en el mundo", dijo Kosty. "Me gustaría pensar que es una agradable pieza para True y su recuerdo".

___

Kathy Matheson está en Twitter como www.twitter.com/kmatheson