Luego de un tormentoso inicio de temporada en el que fue suspendido por su equipo, el chileno Humberto Suazo atraviesa un gran momento en el torneo Clausura mexicano y ayudó al Monterrey a ubicarse como uno de los favoritos al título del torneo Clausura.

Suazo, quien se reportó tarde a la pretemporada buscando forzar su salida a Boca Juniors, ha marcado cuatro goles en los últimos seis partidos de los Rayados, que suman cuatro victorias en sus cinco últimos encuentros y marchan segundos en la clasificación general.

"Estoy muy bien, siempre estuve tranquilo el mes que estuve fuera. La sanción me sirvió para pensar muchas cosas", dijo Suazo en rueda de prensa. "Trabajé mucho pensando en las críticas que podría recibir por quedarme obligado".

Durante la crisis de inicio de temporada, Monterrey dijo estar dispuesto a vender al seleccionado chileno, pero nunca hubo un arreglo con Boca Juniors y Suazo pasó un mes entrenándose con el equipo juvenil antes de regresar al primer equipo como suplente.

"Trabajé muy duro porque no quería dar ventajas de que pudieran hablar mal de mí, y creo que he estado a la altura de las circunstancias y espero seguir aportando al equipo", agregó.

Desde que regresó a la titularidad en la octava fecha, Monterrey sólo ha perdido un partido y además de su buena posición en el torneo mexicano se clasificó a la final de la Liga de Campeones de la CONCACAF.

Aunque no ha dejado de anotar, Suazo se ha convertido en un gran pasador y distribuidor de juego en una posición algo más retrasada, con su compañero Aldo De Nigris como centrodelantero.

"El equipo necesita que tenga más el balón y que me asocie más, yo trabajo en equipo y no busco el gol, ese viene solo y mientras el equipo gane, uno tiene que estar satisfecho", apuntó Suazo. "Me han puesto un poco más atrás junto con 'Chelito' (César Delgado) y a mí me gusta mucho hacerlo".

Suazo, quien juega en México desde el torneo Apertura de 2007, fue una pieza clave para que Monterrey lograra los títulos del Apertura de 2009 y del Apertura de 2010.

Con su actual nivel de juego, Suazo sabe que Rayados es uno de los principales candidatos al título.

"El equipo ha ido creciendo y tenemos hambre de triunfo. Entrando a la liguilla, cualquier puede ser campeón, no hay que creerse favoritos, hay que estar tranquilos y seguir haciendo bien el trabajo", añadió el delantero, quien en menos de un mes cumplirá 31 años. "Lo peor que podemos hacer es confiarse, porque aún no se ha ganado nada".

Monterrey, con 28 unidades, está virtualmente clasificado a la fase final y con un empate el sábado ante Atlas lo aseguraría sin depender de nadie.

"Llegamos motivados, pero es un partido duro porque ellos se juegan la posibilidad de salvarse del descenso, son sus últimas opciones y será complicado", concluyó.