Seis potencias mundiales e Irán se reunían el sábado en un intento para encontrar un punto en común sobre las preocupaciones de que el programa nuclear de Teherán podría ser utilizado para realizar armas.

Irán insiste en que no tiene tal ambición, pero la comunidad internacional teme que podría estar usando su programa de enriquecimiento de uranio no sólo a fin de elaborar combustible para un reactor sino además el núcleo fisible de armas nucleares.

Tras años de reuniones infructuosas, ambas partes han manifestado optimismo de que esta vez puede lograrse el progreso suficiente para una segunda ronda de negociaciones.

Las seis potencias — Estados Unidos, Rusia, China, Gran Bretaña, Francia y Alemania — esperan que Irán se comprometa para al menos discutir el sábado sus preocupaciones sobre su programa de enriquecimiento de uranio. Eso es algo que Teherán se ha negado a hacer durante las más recientes reuniones.