El gobierno central sudafricano ayudará a las ciudades a sufragar los costos de organizar la Copa Africana de Naciones del próximo año, prometió el viernes el ministro de Deportes de Sudáfrica.

El ministro Fikile Mbalula hizo el anuncio en una conferencia de prensa acompañado de dirigentes nacionales y continentales de fútbol después de reportes de que Johannesburgo, Ciudad del Cabo y Durban — ciudades todas con estadios icónicos construidos o reconstruidos en gran medida para la Copa Mundial de 2010 — se estaban negando a ser sedes de la Copa Africana.

Mbalula señaló que "es atinado que Ciudad del Cabo diga que no quiere firmar un cheque en blanco". Pero el funcionario agregó que el gobierno central ayudará con los costos que él calcula serán de millones de rands (millones de dólares). Fikile dijo que los costos aún deben ser calculados.

Por ahora, indicó, ninguna ciudad se ha descartado como sede.