La bebé prematura que fue dada por muerta y luego hallada con vida en la morgue de un hospital de la norteña provincia de Chaco estaba el viernes en "estado crítico" y con alto riesgo de morir.

Así lo informó el área de neonatología del Hospital Perrando de la ciudad de Resistencia, 1.017 kilómetros al norte de Buenos Aires, donde se encuentra internada Luz Milagros Verón, quien tras nacer el 3 de abril y ser dada por muerta sobrevivió 12 horas en un cajón refrigerado en la morgue de ese nosocomio. Su certificado de defunción señalaba que las causas de su deceso eran desconocidas.

Diana Vesco, titular del área de neonatología del hospital, dijo a periodistas que la pequeña está "clínicamente desmejorada" con respecto a la víspera y "con alto riesgo de óbito".

El caso trascendió el martes cuando Analía Bouter, madre de la recién nacida, relató públicamente que 12 horas después de dar a luz insistió en ver el cuerpo de su hija en la morgue del hospital y que mientras lo observaba escuchó un gemido y notó que la niña "se desperezó". Tras comprobar llena de sorpresa que la pequeña vivía, una encargada de la morgue la trasladó rápidamente a otra área del hospital para que fuera atendida.

El jueves la bebé "presentó una descompensación clínica, con hemorragia pulmonar y digestiva alta, lo que requirió un aumento de los parámetros de ventilación mecánico. Realizó un paro cardiorrespiratorio que necesitó maniobras de reanimación avanzada", señaló la médica.

Además dijo que la bebé, cuyo peso es de 780 gramos, padeció convulsiones y "se encuentra con drogas inotrópicas a altas dosis" y recibiendo "antibióticos de alto espectro" por el proceso infeccioso que sufre.

El Ministerio de Salud de la provincia de Chaco --cuya capital es Resistencia-- admitió que los cinco médicos que asistieron el parto de Bouter y dieron por muerta a la bebé cometieron un "error médico protocolar" y suspendió en forma preventiva a dichos profesionales.

La presidenta Cristina Fernández se comunicó con los padres de Luz Milagros.

El director médico del hospital, José Luis Meiriño, señaló que en el nosocomio se trabaja con protocolos estrictos y que la niña nació "sin signos vitales aparentes". Indicó que la recién nacida fue asistida por obstetras, ginecólogos y una neonatóloga. "Sobre lo que ocurrió después, no tenemos una explicación", remarcó.

Meiriño dijo que probablemente la bebé sobrevivió porque sufrió una hipotermia que produjo una hibernación y mantuvo los signos vitales.