El delantero Nicolas Anelka se convirtió en jugador-entrenador de su club chino Shanghai Shenhua.

El equipo ha ganado apenas uno de sus cinco primeros partidos en la liga china, un comienzo decepcionante tras fichar al ex goleador del Real Madrid y el Chelsea con un contrato que presuntamente lo convierte en el futbolista mejor pagado del mundo.

El equipo señaló en un comunicado que debido al mal arranque "y el hecho de que algunos jugadores extranjeros necesitan urgentemente un entrenamiento de alta calidad, el club decidió reemplazar a algunos miembros de su cuerpo de entrenadores".

El vocero del club, Ma Yue, dijo que el ariete francés ayudará a entrenar al plantel como asistente del técnico Jean Tigana.