Debido a las crecientes pérdidas, Sony Corp. confirmó el jueves la eliminación de 10.000 puestos de trabajo, 6% de su fuerza laboral, para volver redituable su negocio de televisores en los siguientes dos años.

Sony informó también que buscará nuevo crecimiento en mercados en desarrollo como India y México, con una meta de 2,6 billones de yenes (32.151 millones de dólares) en ventas para 2015.

El nuevo presidente y director general Kazuo Hirai dio a conocer su estrategia de negocios en una conferencia de prensa donde prometió infundir nueva vida a la empresa de electrónicos y entretenimiento. A comienzos de esta semana Sony duplicó su proyección de pérdidas anuales netas para el año fiscal que concluyó en marzo, a 520.000 millones de yenes (6.400 millones de dólares). Este sería su cuarto año consecutivo en números rojos y la mayor pérdida que ha reportado.

"Como director general, tomo esto con mucha seriedad. Pero al mismo tiempo se fortalece mi decisión para transformar a Sony", dijo Hirai ante cientos de periodistas. "Los empleados quieren que Sony recupere su gloria e ir más allá".

La empresa, cuyo negocio va de las cámaras digitales a las computadoras personales, las consolas de juego PlayStation y películas como "Los Pitufos", se ha visto afectada por competidores que incluyen a Apple Inc. y Samsung Electronics Co. Por años, ha batallado por recuperar el estilo arrogante e innovador que la volvieron la fuerza dominante en la década de 1980 y a comienzos de 1990.

La empresa también fue golpeada el año pasado por interrupciones en la producción debido a las inundaciones en Tailandia y la fortaleza del yen, porque reduce las ganancias a partir de las exportaciones.

"Sony cambiará. Estoy completamente dedicado a cambiar a Sony", indicó Hirai, de 51 años, quien este mes tomó el cargo de manos del galés Howard Stringer.

Hirai se dijo comprometido con fortalecer el negocio central de electrónicos de la empresa — que incluye cámaras digitales, juegos y teléfonos inteligentes — concentrando la inversión y el desarrollo tecnológico en esta división. Su meta es aumentar su porción de todas las ventas de la empresa, del actual 60 a 70% para marzo de 2015.

Con el recorte de gastos fijos y operativos, Sony volverá rentable su negocio de televisores, que ha perdido dinero ocho años consecutivos, para el año fiscal que concluye en marzo de 2014, indicó el directivo.