La cámara de senadores cesó sorpresivamente el jueves en sus funciones a siete de los nueve jueces de la Corte Suprema de Justicia y solicitó al Consejo de la Magistratura la designación de nuevos integrantes del máximo tribunal.

La página digital del Senado informó que la decisión fue aprobada por 31 de los 45 legisladores de diferentes partidos oficialistas. Los 14 restantes, afiliados al opositor Partido Colorado, manifestaron su rechazo.

El proyecto de remoción fue presentado por el senador Miguel Saguier del oficialista Partido Liberal Radical Auténtico (PLRA).

Saguier explicó a la prensa que los removidos debían permanecer sólo cinco años en sus cargos pero por resoluciones propias aparentemente ilegales se autodeclararon inamovibles hasta cumplir los 75 años, edad máxima permitida por la ley para ejercer la magistratura.

"El Consejo de la Magistratura tendrá que llamar a concurso de méritos para las designaciones nuevas", aclaró.

Los que perdieron sus cargos, en los que trabajaban desde 1994, son el presidente actual Víctor Núñez, los miembros César Garay, Alicia Pucheta, Antonio Fretes, Miguel Bajac, Sindulfo Blanco y Raúl Torres.

Voceros del Consejo de la Magistratura no se pronunciaron aún sobre cuándo llenarían las vacancias.