El presidente mexicano Felipe Calderón dijo el jueves que su país planea gastar 5,5 millones de dólares en Haití para apoyar un orfanato, una clínica y una escuela de comercio, y otros 5 millones para ayudar a reconstruir un centro de acopio y 15 mercados públicos.

Calderón hizo el anuncio debajo de una carpa afuera del Palacio Nacional de Haití, que todavía está en ruinas, más de dos años después del terremoto que devastó al empobrecido país caribeño.

Es el primer viaje del mandatario a Haití, y también la primera ocasión en que un presidente mexicano en ejercicio visita esa nación.

La Oficina del Enviado Especial de Naciones Unidas para Haití indicó que México prometió 8 millones de dólares para los proyectos de reconstrucción después del sismo. Se han entregado poco más de 3 millones.

Según cifras oficiales, el sismo de enero de 2010 mató a más de 300.000 personas y destruyó decenas de miles de viviendas.