El presidente Felipe Calderón aseguró que se produjo un "reencuentro" entre México y Cuba al finalizar una visita a la isla de la cual destacó las oportunidades de explorar yacimientos petrolíferos en aguas limítrofes.

"Han sidos dos extraordinarios días para Cuba y para México en que se ha reencontrado su afecto mutuo", dijo el jueves el mandatario mexicano antes de partir a Haití.

"Durante esta visita oficial el presidente Raúl Castro y un servidor hemos tenido un diálogo abierto, franco como corresponde a los líderes de dos naciones hermanas", expresó Calderón en una declaración leída en el aeropuerto.

Ambos mandatarios se reunieron el miércoles por la tarde en el Palacio de la Revolución.

Calderón, quien concluirá este año su mandato, anunció al inicio de su gestión en 2006 que restauraría las relaciones con la isla, dañadas casi hasta la ruptura desde comienzos de la pasada décadas cuando la política mexicana rompió su tradición de solidaridad con la revolución y los gobernantes Ernesto Zedillo (1994-2000) y Vicente Fox (2000-2006) se alinearon con Washington criticando a Cuba.

Según Calderón, trató con su colega anfitrió temas como la condena de México a las sanciones impuestas --hace más de cinco décadas-- por Estados Unidos a Cuba para presionar por cambios en su modelo, y de temas económicos.

En este sentido Calderón indicó que funcionarios de Pemex y Cupet firmaron "una carta de intención no vinculante" con el objetivo de que la paraestatal petrolera mexicana "valore la posibilidad de participar e invertir en la exploración y explotación de hidrocarburos en Cuba en los bloques contiguos a la zona exclusiva de México".

Además se acordó incrementar intercambios en materia de salud y deportes.

Calderón aprovechó su estancia el jueves en Cuba para reunirse con el cardenal Jaime Ortega, pero no trascendieron detalles del encuentro.

El presidente mexicano visitará Haití este jueves y posteriormente en la misma jornada viajará a Colombia para participar en una Cumbre de las Américas de las Américas, una cita de la cual Cuba está marginada.

El punto más alto en la tensión entre La Habana y el Distrito Federla se produjo en 2004, cuando ambos países retiraron sus embajadores en represalia por una votación mexicana de condena por la situación de los derechos humanos en la isla impulsada por Estados Unidos.

A lo largo de los años en que Calderón lleva de presidente hubo algunos enfrentamientos verbales como el surgido cuando el ex presidente Fidel Castro dijo que el partido de Calderón había arrebatado las elecciones al candidato de la izquierda.

Cifras ofrecidas por el gobierno mexicano estimaron el comercio bilateral en unos 373 millones de dólares, cifra 15 % mayor a la del año anterior.

Síguenos en twitter.com/foxnewslatino
Agréganos en facebook.com/foxnewslatino