Unas 3.000 personas de pequeñas poblaciones del árido Chaco Boreal, en la región occidental de Paraguay, se encuentran aisladas debido a las inundaciones producidas por las intensas lluvias de los últimos días, informó el jueves la Secretaría de Emergencia Nacional.

Gladys Cardozo, directora de la referida agencia, dijo a la prensa que las aldeas incomunicadas por tierra "están recibiendo ayuda alimenticia y de medicamentos a través del servicio de helicópteros y el Ministerio de Obras Públicas comenzó a desagotar algunas comunidades con motobombas".

Las inundaciones castigan a los departamentos de Villa Hayes y Boquerón, principalmente, y una parte del departamento Alto Paraguay, a unos 400 y 700 kilómetros al noroeste de Asunción, respectivamente.

Las zonas afectadas, en general, cuentan con aldeas de indígenas de diferentes etnias y de unos pocos paraguayos que trabajan como peones de numerosos establecimientos ganaderos.

En tanto, los diputados Julio Mineur, José Chamorro y Orlando Penner, oriundos de los referidos departamentos, presentaron el jueves ante la mesa directiva de la cámara baja una nota solicitando una ayuda extraordinaria de tres millones de dólares para Villa Hayes, Boquerón y Alto Paraguay para la compra de alimentos y medicinas y para transportar a lugares más altos a los damnificados.

El pedido incluyó un proyecto de declaración de emergencia nacional por 90 días en el Chaco Boreal. La solicitud fue enviada al Senado para su análisis y eventual aprobación. Los senadores se reunirían el martes próximo en forma extraordinaria.