Ann Romney pasó a la ofensiva después que una asesora demócrata sugirió que la esposa del millonario aspirante a la candidatura presidencial republicana Mitt Romney no era la más indicada para hablar sobre la repercusión de la economía sobre las mujeres.

"Adivinen; su esposa nunca trabajó un solo día de su vida", comentó la asesora Hillary Rosen por CNN.

Esa afirmación inspiró el debut de Ann Romney en Twitter.

"Tomé la decisión de quedarme en el hogar y criar a cinco varoncitos", escribió. "Créanme, fue un trabajo duro".

El intercambio suscitó un diálogo en línea, y los asesores del presidente Barack Obama asumieron la postura inusual de respaldar a la esposa de su casi seguro adversario en las elecciones y demandar una disculpa de Rosen, quien hasta el jueves por la mañana se había mantenido en sus trece.

"Por favor, sepa que la admiro", dijo más adelante Rosen a Ann Romney en Twitter. "Pero su marido no debería decir que usted es su experta en cuestiones de mujeres y la economía".

Incluso la primera dama Michelle Obama debió salir al paso, al escribir en Twitter: "Toda madre trabaja duro y toda mujer merece respeto".

Patrick Gaspard, director ejecutivo del Comité Nacional Demócrata, buscó el jueves distanciar la campaña de Obama de los comentarios de Rosen y de esta misma.

"Lo que dijo estuvo totalmente fuera de lugar", afirmó Gaspard a MSNBC. "Ann Romney es alguien que evidentemente ha trabajado duro para criar cinco buenos muchachos y ha tomado algunas decisiones difíciles en su vida, estoy seguro. Las familias deberían estar absolutamente al margen de esta discusión".

Gaspard dijo que aunque Rosen es una hábil estratega demócrata, no desempeñaba ningún papel formal en la campaña de reelección del presidente.

"Hillary Rosen no es ninguna asesora paga del CND (Comité Nacional Demócrata) ni de la campaña de Obama, absolutamente", enfatizó.

El incidente refleja la influencia de las mujeres votantes en este año electoral y en el gran interés de ambas campañas por no alienar a cualquier sector del voto femenino.

Dos décadas después que Hillary Rodham Clinton dijo que podía haberse quedado en el hogar en vez de desarrollar una carrera, el papel de las mujeres sigue siendo motivo de intenso debate en el discurso político nacional.