El presidente del Palermo, Maurizio Zamparini, criticó el jueves a su ex jugador, el brasileño Amauri, por marcar un gol con el brazo contra su equipo, que no fue convalidado por el árbitro.

"Este episodio me ha impresionado y pienso que Amauri con este gesto destruyó en dos segundos el gran afecto que todos los palermitanos sentían por él", declaró Zamparini en el sitio de Mediagol.

"Hizo algo que realmente no me esperaba de él, me sentí muy mal", concluyó.

El árbitro primero convalidó el gol, pero después lo anuló ante las protestas de los jugadores del Palermo y con la ayuda del guardalínea. También amonestó al delantero brasileño de la Fiorentina.

Amauri trató de justificar su tanto, que podría haberle dado el triunfo a Fiorentina contra el Palermo, aunque el partido terminó empatado a cero.

"Inmediatamente después, sentí unos calambres, caí al suelo y mis compañeros vinieron a abrazarme, pero si el árbitro me lo hubiera preguntado, habría reconocido que lo había hecho con el brazo. La amonestación fue justa", expresó.

Amauri jugó en el Palermo entre 2006 y 2011.