El déficit comercial estadounidense cayó en febrero a su nivel más bajo en cuatro meses debido al aumento de las exportaciones y menores importaciones.

El Departamento de Comercio anunció el jueves que el déficit comercial se contrajo un 12,4% a 46.000 millones de dólares en febrero, frente a 52.500 millones en enero.

Las exportaciones aumentaron un 0,15 al récord de 181.200 millones de dólares, gracias a mayores ventas en Europa, China y otros mercados del mundo.

Las importaciones se contrajeron un 2,7% a 227.200 millones de dólares, tras lograr un alza récord en enero. Las importaciones de crudo, automóviles y maquinaria descendieron de forma notable.

La contracción del déficit comercial, de continuar el resto del año, favorecería el crecimiento económico por indicar que las empresas vendieron más bienes y servicios estadounidenses mientras los consumidores de Estados Unidos compraron menos productos extranjeros. Empero, los economistas temen que los apuros de la deuda soberana en Europa y un menor crecimiento económico en China podrían enfriar el ritmo exportador en Estados Unidos, afectando negativamente este año su expansión.

Casi todos los economistas creen que habrá una desaceleración en el primer trimestre a un ritmo anual inferior al 2,5%, frente al 3% a fines del año pasado.

Europa representa el 20% del mercado exportador de Estados Unidos. El déficit con China ha ido en aumento y el año pasado llegó al récord de 295.500 millones de dólares, el mayor en la historia con un solo país.

A principios de semana, China indicó que recuperó en marzo el superávit comercial con el resto del mundo, tras sufrir un raro déficit en febrero, cuando sus exportaciones quedaron afectadas por la crisis económica de Europa y la desaceleración del año pasado en Estados Unidos.

Mientras millones de estadounidense siguen desempleados, la Casa Blanca se ve cada vez más presionada para imponer sanciones económicas a China. Sus detractores sostienen que China mantiene artificialmente bajo el valor de su divisa frente al dólar, lo que abarata los bienes chinos en Estados Unidos y encarece las exportaciones estadounidenses a China.

El presidente Barack Obama se unirá a más de 30 jefes de estado en Cartagena, Colombia, este fin de semana en la Cumbre de las Américas. La Casa Blanca espera usar el viaje para incrementar el comercio con América Latina.