Las tensiones entre las autoridades federales y el alguacil del condado de Maricopa, Joe Arpaio, empeoraron por las acusaciones del Departamento de Justicia de que la oficina del jefe policíaco ha violado derechos civiles.

Un abogado del Departamento de Justicia indicó el miércoles en una carta que el abogado del alguacil ha descrito erróneamente los términos de las negociaciones para llegar a un acuerdo en el tema de las acusaciones e indicó que ya no hablará más con el abogado de Arpaio por teléfono.

La carta representó un deterioro mayor en las relaciones, en una disputa que se prevé termine en una demanda.

Las negociaciones fueron canceladas la semana pasada después de que las autoridades acusaron a Arpaio de rechazar un acuerdo previo para tener a un supervisor nombrado por un tribunal a fin de ayudar a alcanzar un arreglo.

Arpaio asegura que sus abogados no pactaron tal acuerdo y niega las acusaciones de violación de derechos civiles.

Sus abogados no contestaron de inmediato una llamada telefónica el jueves.