El ex ministro de Hacienda colombiano José Antonio Ocampo defendió el jueves el derecho de los países en desarrollo a aspirar a la presidencia del Banco Mundial, después de reunirse con el ministro brasileño de Hacienda, Guido Mantega.

"Represento un movimiento para lanzar candidaturas en países en desarrollo, por eso estoy en esta disputa", declaró Ocampo a periodistas.

"Brasil es uno de los agentes más importantes en este proceso", agregó Ocampo, que fue secretario general de la comisión Económica para América Latina (CEPAL), que insistió en la necesidad de darle más pluralidad al Banco Mundial.

Admitió que "nosotros que somos de un país en desarrollo, cuando nos metimos en esta disputa, sabíamos que estábamos en una situación difícil. Entramos para cambiar el sistema, que es una forma antidemocrática de elegir representantes del Banco Mundial, así como al del FMI (Fondo Monetario Internacional)".

Consideró inaceptable la tradición vigente desde 1944, cuando las instituciones financieras fueron creadas, de que el Banco Mundial siempre es presidido por un estadounidense y el FMI tiene como director gerente a un europeo.

Ocampo fue el segundo aspirante a presidir el Banco Mundial en visitar Brasil, luego de que el estadounidense de origen coreano Jim Yong Kim se encontró con Mantega dos semanas atrás.

Kim, postulado por el presidente norteamericano Barack Obama, es considerado favorito para sustituir al presidente saliente de la institución, Robert Zoelick.

Después de la visita de Kim, Mantega comentó que Brasil no había definido a quién apoyaría porque quería analizar a los otros dos candidatos, Ocampo y la ex ministra de Hacienda de Nigeria, Ngozi Okonjo Iweala.

Se quejó de que las reformas en el banco han sido tímidas y deben ser profundizadas para que los países emergentes ocupen más cargos directivos y vicepresidencias en la institución.