El Banco Mundial redujo el jueves el pronóstico de crecimiento económico de China, incrementando las advertencias de que la segunda economía mundial podría desacelerarse abruptamente y dijo que Beijing debería estar preparado para iniciar un nuevo programa de estímulo su fuese necesario.

El banco destacó que esperaba una "reducción gradual" pero redujo la expectativa de crecimiento económico para este año a un robusto 8,2% en vez del 8,4%. El banco citó los problemas de las economías de Estados Unidos y de Europa, y que las reducciones de préstamos e inversiones impuestas en China amenguarían la acelerada economía.

Beijing trata de controlar el crecimiento que aumentó al 10,4% en el 2010 a un nivel sostenible sin provocar un estancamiento de la economía.

Algunos analistas dijeron que los planes tuvieron resultados positivos, pero otros indicaron que los controles del gobierno a la par de la caída de las exportaciones del año pasado, podrían provocar una abrupta reducción del crecimiento que podrían significar el riesgo de pérdidas de empleos e inestabilidad social.

"Mientras las posibilidades de un descenso controlado siguen siendo viables, hay preocupación de que el crecimiento se detenga abruptamente", destacó el banco en un informe trimestral sobre China.

___

Banco Mundial: www.worldbank.org