El costo crediticio para Italia continuaba aumentando el jueves en medio de una reiterada incertidumbre sobre el monto de su deuda y la posibilidad de crecimiento económico.

Italia vendió el jueves fácilmente 4.880 millones de euros (6.410 millones de dólares) en bonos de cuatro denominaciones, pero los inversionistas exigieron un mayor rendimiento.

El Tesoro vendió bonos a tres años por un monto de 2.880 millones de euros con un rendimiento del 3,89%, en un aumento con respecto al 2,76% del mes pasado. La demanda fue de 1,37 veces más que el máximo ofrecido de 3.000 millones de euros.

Italia también vendió 2.000 millones de euros en bonos con fecha de maduración en el 2015, 2020 y el 2023 con rendimiento del 3,92%, 5,04% y el 5,57%, respectivamente.

La tasa crediticia de Italia ha mejorado en meses recientes gracias a reformas y recortes realizados por el gobierno, acompañado de préstamos de emergencia del Banco Central Europeo a los bancos. Pero ha regresado la sensación de incertidumbre a los países de la periferia de la eurozona, en particular a España.