La Corte Suprema de Justicia condenó el miércoles a nueve años de prisión al ex presidente del Congreso Javier Cáceres Leal, acusado de tener vínculos con las bandas paramilitares.

La Corte dijo en un comunicado que el ex senador Cáceres Leal también fue condenado a pagar una multa de 6.092 millones de pesos (unos 3,4 millones de dólares).

Fue hallado responsable del delito de "concierto para delinquir agravado", o la asociación de dos o más personas para cometer un número indeterminado de crímenes.

Cáceres presidió el Legislativo entre 2009 y 2010 y está en prisión desde hace poco más de año y medio. Siempre ha negado los cargos.

El jefe paramilitar Uber Enrique Bánquez, alias "Juancho Dique", otrora comandante del bloque "Héroes de los Montes de María", que actuó al norte del país, acusó a Cáceres de haber participado en una reunión con paramilitares para hacer pactos políticos.

Según Bánquez, los paramilitares incidieron o apoyaron en la elección de Cáceres como senador en 2006, quien también fue mencionado por el ex jefe paramilitar Salvatore Mancuso, extraditado a Estados Unidos en mayo del 2008 bajo cargos de narcotráfico.

La Corte Suprema estableció también que en 2003 los paramilitares y Cáceres apoyaron al político regional Libardo Simancas para que llegara a la gobernación del departamento de Bolívar, en el costa Caribe colombiana.

Natural del puerto caribeño de Cartagena, a 650 kilómetros al noroeste de Bogotá, Cáceres fue elegido senador en marzo de 2010 por el movimiento político Cambio Radical, cuyo fundador y máximo jefe, Germán Vargas Lleras, es el actual ministro del Interior.

Las bandas paramilitares están acusadas de haber asesinado a miles de personas, de haberse apropiado ilegalmente de gran cantidad de hectáreas de tierra y de haberse financiado con el narcotráfico durante los más de 20 años que estuvieron activas.

Cáceres, detenido en la cárcel La Picota, en el sur de Bogotá, es el cuarto ex presidente del Congreso que es condenado por la Corte Suprema por lazos con paramilitares.

En febrero de 2011 fue condenado a 90 meses de cárcel el ex senador Mario Uribe, quien presidió el Congreso entre 2000 y 2001. En mayo de 2010 fue sentenciado a nueve años de prisión Luis Humberto Gómez Gallo (2004-2005). Y en febrero pasado a Miguel Pinedo Vidal (1999-2000) le fue impuesta una condena de 90 meses de cárcel. Los tres están detenidos.

El ex presidente del Congreso, Carlos García Orjuela, fue absuelto (2001-2002) por la Corte en septiembre de 2010 dentro de la investigación de la llamada "parapolítica".

Otra ex presidenta del Congreso, Nancy Patricia Gutiérrez (2007-2008), también está detenida porque al parecer utilizó de manera indebida información reservada en un debate en el Congreso contra la entonces senadora Piedad Córdoba.

Desde finales de 2006, más de 60 congresistas y ex congresistas han sido procesados por la Corte Suprema y la Fiscalía por sus nexos con los paramilitares. Casi todos terminaron condenados.