Miles de chinos escenificaron enfrentamientos con la policía en el distrito megaindustrial de Chongqing, que atraviesa dificultades económicas.

Los sucesos ocurrieron la noche del martes a la misma hora en que la prensa estatal anunciaba la expulsión del ex jefe del Partido Comunista de Chongqing, Bo Xilai, del círculo del poder de esa fuerza política.

Un funcionario local que solicitó el anonimato describió el miércoles como sucesos ajenos los enfrentamientos y la expulsión del dirigente del partido.

Como sea, el incidente refleja los desafíos políticos y sociales que afronta China en momentos que se profundiza la reforma económica en el país.

El funcionario dijo que los enfrentamientos ocurrieron en el distrito de Wansheng, al que se le agotan los recursos mineros.

Señaló que los problemas económicos se pronunciaron aún más tras la fusión de la zona con el distrito vecino de Qijiang a principios de año, en el centro-sureste de China.