¿Resucitar a Curly, Larry y Moe? Cualquier admirador de Los Tres Chiflados diría que eso sería un sacrilegio.

Elegir nuevos actores que interpreten a los cabezas de chorlito especializados en abofetearse mutuamente y darse de martillazos sería como tratar de hacer una nueva versión de Los Hermanos Marx o el Gordo y el Flaco. ¿No?

Pero la idea había atraído a Peter y Bobby Farrelly por 16 años, desde poco después de su primer éxito con "Dumb and Dumber" ("Una pareja de idiotas"), y los hermanos escribieron su primer guión de los Chiflados tras apuntarse un éxito aún mayor con "There's Something About Mary" ("Loco por Mary").

Los admiradores de los Chiflados se han burlado de la idea e incluso han insultado a los Farrelly por meterse con sus ídolos de la comedia física, temiendo que los transformen para una cinta taquillera de clasificación R (en la que los menores de 17 años deben estar acompañados de un padre o representante) similar a sus comedias previas.

Pero los Farrelly nunca quisieron cambiar a los Chiflados, a quienes siempre han adorado. Simplemente querían traer de vuelta a la pantalla a los risueños chiflados de los clásicos de los años 30 y 50, tan parecidos como fuera posible.

"Los Tres Chiflados" de los Farrelly, de clasificación PG (con algún material no apto para niños), mantiene el estilo, las voces, los efectos de sonido y la violencia caricaturesca que encantó a los cineastas mientras crecían.

"Mucha gente decía, 'Los Farrelly lo van a arruinar. Los Chiflados no son los Farrelly'. Y lo sabíamos", dijo Peter Farrelly. "Esto no es 'Loco por Mary'. Estos son los Chiflados y no queríamos demostrar nuestras sensibilidades por los Chiflados; queríamos adaptarnos a sus sensibilidades".

"Lo que nos parece sacrílego es que tantos niños de ahora no conozcan a los Chiflados, son nuestros favoritos de todos los tiempos ... Hicimos esta película por nuestro amor a Los Tres Chiflados. Queremos que regresen, queremos que su legado perdure".

Hubo un momento en la larga gestación de la película en la que sólo la selección del elenco pudo haber interferido con el legado de los Chiflados. Inicialmente la distribuidora 20th Century Fox quiso famosos y, según reportes, iba a tener a Jim Carrey como Curly, Sean Penn como Larry y el puertorriqueño Benicio Del Toro como Moe.

Farrelly dijo que él su hermano llegaron a entrevistarse con pesos tan pesados como Mel Gibson y Russell Crowe como posibles protagonistas, pero el problema con muchos superastros era que querían interpretar sus propias versiones de Curly, Larry y Moe en lugar de recrear a los personajes como eran.

Después de todo, Sir Laurence Olivier no habría querido copiar el Hamlet de John Gielgud, así que ¿por qué Carrey querría hacer al mismo Curly que todos conocen?

Los Farrelly lograron un acuerdo: renunciaron a su usual salario por una porción de las ganancias de la película y la oportunidad de seleccionar a cualquier actor que les pareciera adecuado, fuera famoso o desconocido.

Tras hacer audiciones "a más de mil personas, estos fueron los tipos que resultaron por mucho los mejores".

Sean Hayes (Larry) es el más conocido, tras haber dado vida a Jack McFarland en la serie "Will & Grace". Will Sasso (Curly) actuó en cinco temporadas de la comedia "MADtv". Y Chris Diamantopoulos (Moe) era un desconocido para los Farrelly, pero es un veterano de Broadway que ha trabajado en obras como "The Full Monty" y "Les Miserables", interpretó a Frank Sinatra en la miniserie de televisión "The Kennedys" y tuvo papeles recurrentes en series como "24" y "The Starter Wife".

"Pete y Bobby fueron muy inteligentes al permitir que cualquiera que quería hacer el papel se presentara y no seleccionar a alguien sólo por su nombre", dijo Hayes. "Si vamos a hacer esto que sea con gente que ... pueda realmente tratar de llenar los zapatos de estos tres tipos".

Diamantopoulos parecía destinado a ser un Chiflado, nacido apenas días después de la muerte de Moe Howard en 1975 (su hermano Curly falleció en 1952 y fue reemplazado por otro hermano, Shemp, mientras que Larry Fine murió unos meses antes que Moe). De niño, Diamantopoulos era tan fanático de los Chiflados que se aprendió los diálogos de los tres personajes en 30 de los 40 cortometrajes para entretener a su familia, y se presentó a la audición en un traje que lo hizo lucir achaparrado y con el cuello corto, como Moe.

Ante los posibles temores de los admiradores de que otros interpreten a los Chiflados, Diamantopoulos citó a Moe Howard en una entrevista de 1966 en la que dijo: "Sería maravilloso encontrar a tres jóvenes, enseñarles los movimientos y el rimo y hacer que lo continúen".

"Es su respaldo desde la otra vida. Así lo creo", agregó Diamantopoulos. "Ellos interpretaron personajes y nosotros estamos interpretando esos personajes. Hacemos de Moe, Larry y Curly, no de Moses Horwitz, Jerome Horwitz y Larry Fine ... Estamos interpretando a sus álter egos ... Esta no es una biografía".

Aunque la trama se desarrolla en nuestros tiempos, los Farrelly crearon una historia de trasfondo para justificar que los tres Chiflados fueran unos desadaptados sociales en el mundo actual. Abandonados de bebés, Curly, Larry y Moe crecen en un orfanato aislados del mundo, criados por monjas que incluyen a la cruel hermana Mary-Mengele (Larry David de "Curb You Enthusiasm"). Los Chiflados entonces se ven obligados a lanzarse a buscar dinero para salvar el orfanato.

A diferencia de la versión original, los cineastas llegan a narrar una historia de principio a fin, con momentos dulces y emotivos en medio incesantes chistes físicos.

Los Farrelly y sus actores ahora esperan que los fanáticos de los Chiflados, e incluso aquellos a quienes nunca les gustaron, le den a Curly, Larry y Moe una oportunidad.