El atacante Neymar se convirtió el martes en la estrella de una ceremonia en la Cámara de Diputados de Brasil para homenajear a su equipo, el Santos, con motivo de su centenario.

Asediado por aficionados que corearon su nombre en el plenario, Neymar enfrentó dificultades para llegar a la mesa principal donde acompañaría al presidente de la cámara baja, Marco Maia, el presidente de Santos, Luis Alvaro Ribeiro, el ex jugador Pepe y otras figuras del equipo albinegro.

El atleta de 20 años posó para fotos y firmó decenas de autógrafos en cuadernos, hojas sueltas y camisetas entre el público que colmó la sala para rendirle tributo al equipo del puerto de Santos, en el litoral de Sao Paulo. Neymar dijo que era la primera vez que se encontraba en la capital brasileña.

"El Santos reveló a Pelé y, sin duda, tiene el atleta que será el mejor jugador de todos los tiempos: Neymar", declaró Maia en la ceremonia.

Pelé, máxima figura en la historia del Santos, era esperado en la ceremonia en Brasilia pero no se presentó.

Poco antes, Maia y Neymar cabecearon una bola de fútbol firmada por los jugadores de Santos que le fue obsequiada al presidente de la cámara baja.

El mediocampista Paulo Henrique Ganso fue otro de los jugadores más buscados por aficionados, funcionarios del Congreso y hasta legisladores, que le pidieron autógrafos y posar para fotos.

Mientras los diputados rendían tributo al Santos, en otro extremo del Congreso el ministro de Deporte, Aldo Rebelo, dijo en una comisión del Senado que Brasil llegará como favorito al Mundial de 2014 gracias a que tendrá a Neymar en sus filas.

El Santos, uno de los cuatro clubes grandes del estado de Sao Paulo, fue fundado el 14 de abril de 1912.