El prófugo vicepresidente iraquí voló a Turquía, su tercera parada en lo que llama una "visita oficial" a países de la región.

Un comunicado emitido por la oficina de Tariq al-Hashemi el lunes por la noche decía que se reuniría con el primer ministro Recep Tayyip Erdogan para discutir desarrollo en la región.

Al-Hashemi es buscado por el gobierno iraquí de predominancia chií por acusaciones de terrorismo por supuestamente enviar escuadrones de la muerte contra peregrinos chiíes, funcionarios del gobierno y fuerzas de seguridad.

El mayor funcionario suní enfrenta una orden de arresto y se ha refugiado en la región autónoma curda en el norte de Irak. El niega los cargos y los califica de estar motivados políticamente.

Previamente, el político visitó Qatar y Arabia Saudí.