El gobierno ofreció el martes el avión presidencial a la Comisión Interamericana de los Derechos Humanos (CIDH) para que constate en Ecuador la vigencia de los derechos humanos.

La CIDH ha criticado al gobierno por las querellas presentadas por el presidente Correa en contra de periodistas, directivos y un medio de comunicación, mientras que Ecuador la acusó de interferir en el sistema judicial del país y de emitir medidas cautelares sin adecuada justificación.

El gobierno ecuatoriano invitó al pleno de la CIDH, con sede en Washington, para que constate en el país la vigencia de los derechos humanos y de la libertad de expresión, pero ese organismo dijo que "por razones financieras" no ha decidido si iría el pleno o un relator.

"Nosotros podemos contribuir de alguna manera para que puedan desplazarse y ayudarles, incluso con el avión presidencial. Ojalá vengan todos, nuestra invitación es a todos los miembros del pleno de la CIDH", expresó el canciller Ricardo Patiño, según un comunicado del ministerio de Relaciones Exteriores.

Añadió que "no están invitados para que vengan a verificar si hay libertad de expresión en este país ... los hemos invitado a que constaten como en este país se respetan los derechos humanos y entre ellos, el derecho a la libertad de expresión".