Una organización pro derechos civiles de hispanos demandó el martes a una de las más grandes empresas vinícolas en California por presuntos abusos laborales de más de 5.000 campesinos, como falta de pago y descanso.

La empresa Castlerock Farming and Transport Inc. abusó de los trabajadores del campo, la mayoría de ellos latinos, durante al menos los últimos 11 años, de acuerdo con Martha L. Gómez, abogada del Fondo Mexicoamericano para la Defensa Legal y Educación, MALDEF por sus siglas en inglés.

Castlerock, con sede en Richgrove, California, no hizo comentarios porque no ha visto la demanda, dijo una mujer que contestó el teléfono de la empresa pero no quiso identificarse.

La querella colectiva, que también acusa a dos contratistas de la compañía vinícola, alega que algunos de los campesinos laboraron unos 20 minutos antes del inicio de su jornada preparando el equipo, mientras que otros tenían que llevarse bandejas a casa y lavarlas allí. A otros se les presionó para no tomar descansos, mientras que otros compraron sus propias herramientas de trabajo, como tijeras, lentes de protección y guantes. Quienes no cumplían las expectativas de la empresa, terminaban con menos horas de trabajo, sostiene la demanda.

Las presuntas víctimas laboraron por destajo o por hora plantando o cosechando uvas, ganado el salario mínimo en el Valle Central de California.

El Fondo no quiso dar más detalles sobre las presuntas víctimas pero la mayoría de los trabajadores del campo en California son inmigrantes hispanos. Algunos como Maria Moreno, una de las presuntas víctimas incluidas en la demanda colectiva, cosecharon hasta 95 cajas de uvas en un día sin tomar descansos o trabajando horas extras sin pago.

"Sólo nos pagaban ocho horas pero trabajábamos más", dijo la campesina, quien trabajó para Castlerock del 2004 al 2010. "Imagínese, a veces con todo el sol y sin descansar".