Un Boeing 777 de Korean Airlines, en ruta de Vancouver a Seúl, fue desviado a una base de las Fuerzas Canadienses en la Isla Vancouver, en el extremo suroccidental de Canadá, bajo escolta de dos cazabombarderos estadounidenses, luego de una amenaza de bomba.

Korean Air dijo en un comunicado que 25 minutos después del despegue del Aeropuerto Internacional de Vancouver el centro de llamadas en Los Angeles recibió la amenaza. La aerolínea dijo que tras una discusión con los departamentos pertinentes decidieron el desvío del avión.

Una portavoz canadiense del Comando Norteamericano de Defensa Aeroespacial (NORAD) señaló que dos aviones de combate estadounidenses escoltaron al avión sudcoreano a la base de Comox.

"Dos F-15 de Portland, Oregon, condujeron la intercepción", dijo la mayor Holly Apostoliuk.

Las Fuerzas Canadienses dijeron en una nota de prensa que el vuelo fue desviado aproximadamente a las 5:30 pm (0030 GMT del miércoles).

La Canadian Broadcasting Corp. reportó que el avión fue desviado luego de que se hiciese una amenaza de bomba en una llamada telefónica a la oficina de la aerolínea en Los Angeles.

Un portavoz de Korean Air dijo que estaba al tanto del incidente, pero declinó comentar sobre el reporte de la amenaza de bomba.

La portavoz del Aeropuerto Internacional de Vancouver Alisa Gloag dijo que el vuelo, con 149 pasajeros, aterrizó sin problemas en Comox, unas tres horas después del despegue. Gloag no pudo confirmar otros detalles.

La nota dijo que personal de emergencia estaba asegurando el avión, de acuerdo con los procedimientos habituales.

La base está ubicada en la costa este de la Isla Vancouver.