Con una arremetida sensacional, el británico Chris Hoy superó el domingo a tres rivales para ganar el título de keirin en la jornada final del campeonato mundial de ciclismo en pista.

Poco antes, la australiana Anna Meares estableció un récord mundial para recuperar el título en 500 metros contrarreloj y contribuir a que la nación anfitriona terminara el torneo de cinco días al tope de la lista de medallas. Este resultado constituye también un estímulo para encarar las inminentes olimpíadas.

Bélgica se impuso en la prueba final del certamen, el madison masculino, y la plata y el bronce fueron respectivamente para Gran Bretaña y Australia.

Faltando menos de un cuarto de vuelta, Hoy superó a su compatriota Jason Kenny y pasó como una exhalación entre los líderes Max Levy, de Alemania, y Simon van Velthooven, de Nueva Zelanda, para ganar por centímetros la medalla de oro.

En cuanto traspuso la meta levantó el puño al aire y después se trepó a la barrera para celebrar con su esposa Sara.

"Normalmente yo habría pasado por afuera pero vacilé demasiado y me quedaba una última oportunidad", dijo Hoy. "Nunca lo había hecho antes en mi vida, meterme por adentro, y me dio resultado".

Levy, que había encabezado la carrera, dijo que no pudo contener la embestida de Hoy.

"Traté de que no pudiera pasarme por afuera, pero encontró la brecha y eso fue todo", sentenció.

Levy se llevó plata y Kenny bronce después que van Velthooven fue relegado por los encargados de la carrera.

Kenny quedó tercero un día después de perder el embalaje final ante el francés Gregory Bauge, lo que avivó las conjeturas sobre quién se clasificará para el equipo olímpico británico bajo las nuevas restricciones sobre el número de competidores.

Hoy, campeón olímpico vigente y campeón mundial en 2007, 2008 y 2010, no se preocupaba en pensar sobre las plazas olímpicas.

"Quiero disfrutar esto por lo que significa. Este es un campeonato mundial y soy campeón mundial, y por ahora no voy a pensar demasiado en Londres", dijo el ciclista de 36 años. "Pero es estupendo que quizás me clasifique para los Juegos".

Meares embaló en los 500 metros de la contrarreloj para clavar los relojes en 33.010 segundos y eclipsar la marca anterior de 33.296 que tenía la lituana Simona Krupeckaite desde el 2009 en Pruszkow, Polonia.

Miriam Welte de Alemania fue segunda con 33.626, y la británica Jessica Varnish tercera con 33.999.

Australia terminó el mundial con seis medallas de oro, seis de plata y tres de bronce. Gran Bretaña tuvo 6, 4 y 3. Alemania fue tercera con dos oros y un total de cinco medallas.

Solamente cinco de las diez pruebas en el mundial se disputarán en las olimpíadas: keirin de varones y mujeres, persecución por equipos, embalaje individual y omnium.