Un escándalo por cuestiones éticas no pudo arruinar la carrera política de cuatro décadas del legislador Charles Rangel, pero los cambios territoriales y demográficos en su distrito electoral en la ciudad de Nueva York podrían volverlo más vulnerable este año en unas disputadas primarias.

Desde el anterior censo nacional, los hispanos constituyen más de la mitad de la población en el nuevo 13er distrito para elecciones al Congreso federal, mientras el número de negros sigue siendo casi el mismo y los blancos han disminuido. La configuración del distrito cambió y perdió parte de su territorio en Manhattan e incorporó una zona del Bronx.

Esas diferencias podrían definir el rumbo de las primarias demócratas por el escaño del distrito en el Congreso. Entre los adversarios de Rangel figura el senador Adriano Espaillat, el primer estadounidense de ascendencia dominicana en la legislatura estatal que podría ser también el primero en el Congreso nacional si gana las primarias del 26 de junio y luego los comicios en el distrito que generalmente vota por los demócratas.

Los observadores políticos se resisten a pronosticar el resultado, pero no dudan en anticipar que podría ser interesante.

"No es que todas las apuestas estén anuladas, sino que es necesario recalcular algunas cifras", señaló Carlos Vargas Ramos, investigador en el Centro para Estudios de Puerto Rico en la universidad Hunter College.

Las nuevas perspectivas distan de ser las acostumbradas para Rangel, quien ganó las pasadas primarias de 2010 con el 51% de los votos, más que todos sus adversarios juntos.

Una parte significativa del distrito modificado está localizada en lo que fue el 15to distrito para el Congreso, y estuvo representada por Rangel desde 1970 cuando derrotó a otro político legendario de Harlem, Adam Clayton Powell Jr.

Espaillat, que fue inicialmente elegido para la Asamblea legislativa estatal en 1996 y luego al Senado del estado en 2010, representa a algunos de los mismos vecindarios. La semana pasada anunció la decisión formal de enfrentar a Rangel.

Otros dos aspirantes también han declarado la intención de contender: la ex líder del Distrito Demócrata Joyce Johnson y Clyde Williams, ex director político nacional del Comité Nacional Demócrata.

Los trazos de los distritos al Congreso federal son modificados cada 10 años con base en las cifras del Censo de Estados Unidos que se realiza cada decenio. En las nuevas fronteras, el 13er distrito perdió una parte en la zona baja que estuvo en el 15to distrito en las inmediaciones del área de la Universidad de Columbia. En cambio ganó una parte alta, en dirección a Bronx.

El distrito tiene ahora casi un 55% de hispanos respecto al 46% anterior, de acuerdo con un estudio, con base en los datos del censo, de la City University de Nueva York. La población negra es casi la misma, el 27%, mientras el número de los blancos no hispanos ha bajado, de 21% a 12%.