Los rebeldes del pueblo nómada Tuareg proclamaron la independencia de la región norte llamada Azawad, en Malí, y basaron su acción en 50 años de mal gobierno y artículos de Naciones Unidas sobre los derechos de los pueblos indígenas.

El Movimiento Nacional para la Liberación de Azawad acusó a gobiernos que ha tenido Malí de intentar la aniquilación de los tuaregs, incluso mediante el hambre durante varias sequías.

Los rebeldes, dirigidos por coroneles tuareg malienses que combatieron a favor de Moamar Gadafi en Libia y regresaron a sus hogares fuertemente armados, encabezaron el levantamiento, el cual se aprovechó del golpe de estado del 21 de marzo en la distante capital de Bamako.

El MNLA ha combatido junto con el grupo islamista radical Ansar Dine (Defensores de la Fe), que es más pequeño y había anunciado antes su imposición de la Sharia (ley islámica) en la ciudad antigua de Tombuctú.

"Considerando la liberación total del territorio de Azawad, proclamamos con carácter de irrevocalbe el estado independiente de Azawad, a partir de hoy, viernes 6 de abril de 2012", señaló en un comunicado el dirigente militar del MLNA y secretario general del movimiento, Billal Ag Acherif, ex coronel del ejército libio.

En el comunicado se mencionó "la acumulación de más de 50 años de mal gobierno, de corrupción y de colusión política financiera y militar, que puso en peligro la existencia del pueblo de Azawad y la estabilidad de la subregión y la paz internacional".

Los rebeldes emprendieron en enero su lucha insurgente y afirmaron que deseaban establecer una patria independiente para los Tuareg en el norte, en la región de Azawad.