Una empresa petroquímica saudí comenzó en Shanghai los trabajos para un centro de tecnología con valor de 100 millones de dólares que se enfocará en la energía alternativa así como en el desarrollo de nuevos materiales para los sectores automovilístico y de la construcción.

El director general de la firma Saudi Basic Industries Corp. (SABIC), Mohammed Al-Mady, dijo el viernes que el centro contribuirá al diseño y creación de vehículos de energía alternativa de próxima generación.

El proyecto es parte de una más amplia expansión que incluye un complejo para la producción de policarbonato en Tianjín, ciudad del noreste de China, como parte de una empresa conjunta con Sinope, la refinadora más grande de Asia.

La firma, que fabrica fertilizantes, metales y polímeros, ha registrado ventas firmes y ganancias sólidas gracias al incremento de los precios del petróleo.

SABIC es una de las principales fabricantes de productos químicos en el mundo y sus inversiones en China son parte de una asociación energética amplia que incluye la construcción de refinerías y plantas petroquímicas a las que administrarán conjuntamente ambos socios.

El desarrollo en China de materiales electrónicos, automovilísticos y para la construcción y otros relacionados con las energías nuevas ha impulsado la demanda de policarbonatos y otros plásticos especiales. En 2010, China producía apenas 220.000 toneladas métricas de policarbonato e importaba la mayor parte de las 1,13 millones de toneladas métricas que consumieron sus industrias.

Aunque China crece con lentitud en algunos sectores, sus planes económicos nacionales prevén que se garanticen los suministros para las diversas "industrias nuevas", como las energías renovables y los vehículos eléctricos.

"La sustentabilidad en materiales es crucial para la creación de nuevas aplicaciones en todas las industrias", dijo el príncipe saudí Saud bin Abdulá bin Thenayan Al-Saud durante la ceremonia de inauguración en Shanghai.

El nuevo complejo de investigación, en el centro Kanggiao de pesquisas para el desarrollo en Shanghai, compartirá los avances, diseños y capacidad de producción de SABIC con las industrias chinas, agregó.