Algunos grupos islamistas quieren vengar la muerte de un musulmán extremista que según el gobierno fue el responsable de la muerte de siete personas en una seguidilla de ataques en el sur de Francia, dijo el ministro del Interior el viernes.

Entrevistado por radio Europa 1, Claude Gueant dijo que las autoridades han observado un incremento del "deseo" y "entusiasmo" entre los grupos mencionados de vengar la muerte de Mohamed Merah, un ciudadano francés de ascendencia argelina, que murió en un tiroteo con la policía el mes pasado.

El presidente Nicolas Sarkozy, que busca la reelección en las próximas elecciones, ha puesto el tema de la seguridad como el más importante de su agenda. La primera rueda electoral será el 22 de abril.

Gueant hizo un llamado al público para que esté "vigilante y alerta".

Las agencias de seguridad francesas, que ya están en alerta, detuvieron el miércoles a 10 personas en cinco ciudades. Cuatro de ellas quedaron en libertad el jueves después de ser interrogadas y un funcionario judicial dijo que las otras seis serían liberadas en las próximas horas.

El funcionario habló bajo la condición del anonimato por no estar autorizado a hablar públicamente.

El martes, se presentaron cargos preliminares contra trece personas detenidas en una operación la semana pasada, todos miembros de Forsane Alizza, o Caballeros del Orgullo, un grupo recientemente proscrito. Nueve de ellos quedaron presos. Los otros cuatro fueron puestos en libertad pero deben reportarse ante las autoridades.

La matanza en marzo de tres paracaidistas, un rabino y tres niños de una escuela judía en la región de Tolosa conmovió a la nación. Pero Sarkozy ha sido criticado por esgrimir las detenciones y expulsiones para favorecer su campaña.