El flamante presidente yemení dio de baja el viernes a decenas de oficiales leales al antiguo régimen en una amplia reestructuración de las fuerzas armadas.

La decisión del presidente Abed Rabbo Mansour Hadi respondió a temores de que su antecesor estaba utilizando a sus leales para desestabilizar el país. La presidencia dijo en un comunicado que fueron reemplazados cuatro gobernadores y más de una decena de generales.

Es un golpe duro para el ex presidente Alí Abdalá Salé, quien se aferró al poder durante largos meses el año pasado hasta que finalmente aceptó un acuerdo de entrega del poder respaldado por Estados Unidos.

Entre los reemplazados hay parientes de Salé, entre ellos su hermanastro, comandante de la fuerza aérea, y su sobrino, jefe de la guardia presidencial.