El mismo día que la NFL escuchó la apelación de los Saints en el escándalo de recompensas de Nueva Orleáns, se conoció una grabación que presuntamente registra la voz de Gregg Williams en la que el coordinador defensivo alienta a los jugadores a golpear al receptor de los 49ers Kyle Williams para comprobar si aún sufría los efectos de una conmoción.

El cineasta Sean Pamphilon, quien tuvo acceso a reuniones de los Saints para un documental sobre el fútbol estadounidense, colocó la grabación en su página de internet.

En un principio Pamphilon dio la grabación a la página Yahoo Sports. Le dijo al sitio web que, aunque no le molestó el discurso de Williams lleno de palabras altisonantes, sí le preocuparon sus comentarios sobre el jugador que había sufrido una conmoción cerebral.

"Pensé, ¿realmente acaba de decir eso?", escribió Pamphilon en un artículo publicado el jueves. "Esa fue la señal de alarma para mí".

El padre de Kyle Williams, el gerente general de los Medias Blancas de Chicago, Kenny Williams, dijo que su hijo "tiene ideas firmes sobre el tema, pero ha optado por dar respuesta a cualquier pregunta (con su desempeño) en el campo la próxima temporada".

Pero Kenny Williams no ocultó sus ideas sobre el asunto.

"En lo personal, suspensión o no, será mejor que nunca me encuentre en una habitación con Gregg Williams, y me pregunto si semejante orden supera el límite del espíritu agresivo y competitivo que todos conocemos y amamos en este deporte, y se inclina más hacia un acto criminal y por lo tanto un asunto de litigio", dijo Kenny Williams en una declaración enviada por correo electrónico.

Gregg Williams, suspendido por tiempo indeterminado por su papel confeso en la supervisión de un sistema que gratificaba con dinero a los defensores de los Saints por sus ataques violentos a los contrarios, no respondió a los pedidos de declaraciones.

Williams dejó Nueva Orleáns después de la temporada pasada — la tercera con los Saints — y asumió el puesto de coordinador defensivo de los Rams de San Luis.

Pamphilon grabó el discurso de Williams durante una reunión previa al partido de postemporada en que los 49ers derrotaron a los Saints en enero, el último que Williams tuvo con Nueva Orleáns.