El Senado chileno rechazó tres proyectos que regulaban el aborto terapéutico.

Tres senadores de la opositora Democracia Cristiana se sumaron al bloque oficialista para impedir la aprobación de las iniciativas. Tras una prolongada sesión que concluyó la noche del miércoles los detractores del aborto terapéutico lograron bloquear la aprobación.

Uno de los proyectos fue presentado por el presidente del Senado, el socialista Camilo Escalona, el que pese a que inicialmente logró mayor consenso por permitir el aborto sólo con fines terapéuticos fue rechazado por 18 votos contra 15. Otras iniciativas aprobaban el aborto en caso de violaciones.

El gobierno también había rechazado legislar sobre la aprobación de todo tipo de aborto.

El aborto terapéutico estaba definido como el que era diagnosticado por dos médicos cuando está en peligro la vida de la madre por la situación del feto o cuando este tiene malformaciones tales que no le permitirán vivir.

El ministro secretario general de la Presidencia, Cristián Larroulet, expresó la complacencia oficial señalando que "el Senado ha votado en favor de la vida, del niño que está por nacer, política que el gobierno ha defendido".

El rechazo senatorial al aborto terapéutico implica que sólo dentro de un año podrá presentarse un nuevo proyecto sobre el tema.

El aborto terapéutico estaba contemplado en la legislación chilena hasta 1973, pero la dictadura establecida tras el golpe militar de Augusto Pinochet derogó la medida.

La senadora socialista Isabel Allende, partidaria de legislar, manifestó que "no somos recipientes, somos seres humanos, somos mujeres, tenemos plenos derechos y hay que respetar esos derechos".