Las autoridades de Puerto Rico advirtieron el jueves al movimiento local de Ocupemos que sus miembros serán llevados ante la justicia si no limpian un parque público que tomaron durante cinco meses y que abandonaron esta semana.

El grupo tiene 48 horas para responder, informó la directora de la Oficina de Recreación y Deportes de San Juan, Mari Batista.

"La cantidad de basura, desperdicios y escombros dejada es impresionante", dijo. "Supuestamente estaban defendiendo el medio ambiente, luchando por un mejor Puerto Rico... Lo que dejaron es todo lo contrario".

Al menos cinco camiones grandes son necesarios para retirar la basura dejada, inclusive sanitarios improvisados, libros, cobijas, tiendas de campaña, mesas y cajas de madera, especificó.

El grupo, dijo Batista, también dañó un lugar de recreo infantil en el parque José N. Gándara, en el distrito financiero de Hato Rey que fue ocupado el año pasado por al menos una decena de manifestantes.

Si el grupo rechaza pagar por los daños y limpiar el parque, las autoridades de la ciudad lo harán y se lo cobrarán, advirtió la funcionaria.

Miguel Lozada, quien fue vocero del grupo, dijo que el movimiento se separó hace varios meses por diferencias sobre sus objetivos.

"Estoy desconcertado de que esto sea el resultado", expresó, sin mencionar detalles.

Un mensaje enviado al nuevo vocero del grupo, cuya identificación es desconocida, no fue contestado de inmediato.

Batista aclaró que las autoridades no interfirieron con la ocupación ni con el derecho de los manifestantes a la libertad de expresión, pero previno que las autoridades observarán más de cerca a futuras agrupaciones similares para evitar problemas como los ocurridos en el parque.