Un grupo diferente de equipos se ha sumado a la lista de los que gastan más en salarios en las Grandes Ligas.

Las nóminas de los Marlins de Miami, los Tigres de Detroit, los Rangers de Texas y los Angelinos de Los Angeles fueron los que más se dispararon durante el receso de invierno, junto a las de los Rays de Tampa Bay y los Reales de Kansas City, de acuerdo a un análisis de la Associated Press sobre los contratos.

Algunos equipos que tradicionalmente han estado entre los que más gastan registraron notables declives, entre esos los Mets de Nueva York, los Cachorros de Chicago y los Medias Blancas de Chicago.

"Con paridad hay mejor competencia", dijo Prince Fielder antes de disputar el jueves su primer juego como el nuevo y súper millonario primera base de los Tigres.

Por supuesto, y por quinto año consecutivo, los Yanquis de Nueva York están al frente de la lista con su nómina de 200 millones al inicio de la temporada.

Y con un monto de 30 millones, Alex Rodríguez de los Yanquis figura como el pelotero mejor pagado por 12da temporada seguida con su salario de 30 millones.

El salario promedio de un jugador de Grandes Ligas subió 4,1%, quedando en 3,44 millones. Se trata del aumento más pronunciado desde 2008.

Varios contratos lucrativos fueron concretados durante el receso, como el de 240 millones que Albert Pujols firmó con los Agnelinos y el de 214 millones que Prince Fielder pactó con los Tigres.

"Quizás fue que ahorraron o algo parecido", dijo el mánager de los Medias Rojas Bobby Valentine antes del partido de su equipo contra los Tigres. "Estar aquí en Detroit y poder apreciar lo que el (dueño Mike) señor Ilitch trata de hacer en esa región y en la ciudad ... creo que invertir dinero en su equipo para que la ciudad se siente orgullosa es algo fabuloso".

Esta misma semana, Cincinnati sacó su chequera para retener a Joey Votto por 251,5 millones y 12 años, el acuerdo más largo en la historia y el tercero más jugoso.

San Francisco le dio a Matt Cain un contrato de 127,5 millones por seis temporadas, el más grande que recibe un pitcher derecho.

"Creo que es un indicio saludable de que los clubes con menos recursos o de menos ingresos financieros empiezan a gastar un poco más", dijo el gerente de los Mets Sandy Alderson. "El que la brecha de los salarios se achique es una señal que de una mayor paridad, aunque no siempre existe una correlación entre el costo de la nómina y el éxito de un equipo".