Milicianos vinculados a al-Qaida mataron el jueves a tres milicianos del gobierno e hirieron a otros siete en una emboscada en la Isla Basilán, en el sur de Filipinas, dijeron las autoridades.

Uno de los atacantes murió.

El coronel Ricardo Visaya dijo que los rebeldes del grupo Abu Sayyaf dirigidos por su comandante Furuji Indama atacaron a una fuerza auxiliar que patrullaba una plantación de caucho en el remoto pueblo de Sumisip.

Visaya dijo que los rebeldes se retiraron después de más de un hora de combate. Indicó que era perseguidos por las tropas.

El grupo de Indama secuestró hace dos años y después ejecutó a tres caucheros en Sumisip cuando no lograron recaudar el pago de rescate.