Grecia anunció el jueves que prorrogó hasta el 20 de abril el plazo para el intercambio del paquete final de bonos de deuda con inversionistas privados internacionales por un valor de unos 8.000 millones de euros (10.500 millones de dólares) a fin de aceptar una importante reducción del valor de la deuda.

De lograrse el intercambio, se completaría la mayor reducción de una deuda en la historia y se condonaría a Grecia poco más de la mitad de una deuda de 205.000 millones de euros (271.500 millones de dólares) que ostentan bancos, fondos de pensión y otros inversionistas privados.

La recolección final de bonos está regulada por la ley internacional y los propietarios pudieron ya sea rechazarla al iniciarse el acuerdo o posponer una decisión con la esperanza de lograr un mejor acuerdo.

Un comunicado del ministerio de Finanzas decía el jueves que el 11 de abril completará el intercambio por otros 20.300 millones de euros (26.700 millones de dólares) en bonos bajo la ley extranjera.

El mes pasado, Atenas intercambió bonos por 177.000 millones de euros (232.000 millones de dólares) emitidos bajo la ley griega.