Sean Payton salió furtivamente de una puerta trasera de la sede de la NFL y se introdujo rápidamente a un automóvil que lo aguardaba.

El entrenador que condujo a los Saints de Nueva Orleáns a ganar el Super Bowl ahora debe aguardar a que el comisionado Roger Goodell decida si reducirá alguna de las penas aplicadas a algunos funcionarios del equipo por el escándalo de recompensas que ofrecían para que sus jugadores golpearan a algunos rivales.

Payton declinó comentar al respecto el jueves tras reunirse con Goodell con el fin de conversar sobre la suspensión durante una temporada que le fue aplicada por el papel que desempeñó en el sistema de recompensas. Horas antes, el comisionado escuchó las apelaciones del gerente general Mickey Loomis y del entrenador asistente Joe Vitt.

Goodell suspendió a Payton toda la próxima campaña, mientras que Loomis fue suspendido ocho partidos y Vitt seis. Los Saints fueron multados con 500.000 dólares y se les quitó el derecho que tenían a elegir en la segunda ronda del draft este año y el próximo.

Goodell pasó seis horas el jueves escuchando apelaciones y reuniéndose por separado con representantes del equipo, Loomis, Vitt y finalmente Payton. Goodell tiene pensado tomar una decisión rápidamente, pero no especificó cuándo.

Vitt, con su abogado David Cornwell, fue el único funcionario de los Saints en hablar con los periodistas reunidos afuera de las oficinas de la liga, donde un aficionado solitario sostenía un letrero que rezaba: "Liberen a Sean Payton".

Cornwell dijo que Vitt comprende que tenía que rendir cuentas por lo ocurrido, pero ambos querían expresar que el entrenador asistente no participó en la estrategia para lesionar a jugadores rivales.

"Pienso que el comisionado se mostró muy receptivo", afirmó Cornwell.

Cuando se le preguntó si creía que su castigo sería reducido, Vitt dijo: "No tengo interés en ello".

"El trabajo del comisionado es difícil", agregó. "He trabajado duro para ganarme el respeto de mis jugadores y ahora quiero ganarme el respeto de él".

Gregg Williams, el ex coordinador defensivo de Nueva Orleáns en el centro del caso de recompensas, fue suspendido en forma indefinida y no apeló. Los Rams de San Luis contrataron a Williams el 23 de enero como su coordinador defensivo.

Los investigadores de la NFL concluyeron que, de 2009 a 2011, los Saints ofrecieron bonos de dinero en efectivo inadecuados a los jugadores que les propinaran duros golpes a algunos rivales y los obligaran a abandonar los partidos o los dejaran con necesidad de recibir atención en la banca.

La pesquisa de la NFL en Nueva Orleáns halló que en un principio Payton le mintió a los investigadores de la liga sobre la existencia de un programa de recompensas y giró instrucciones para que sus asistentes defensivos hicieran lo mismo.

También encontró que Loomis no hizo lo suficiente para poner un alto a la iniciativa después de que le informaron que la liga la investigaba.

Payton ofreció disculpas en dos ocasiones por su papel en el programa de recompensas, y dijo que asume la "responsabilidad completa" por un sistema que operó tres años bajo su supervisión.

___

El periodista de la AP Brett Martel en Nueva Orleáns contribuyó con este despacho.

___

Rachel Cohen está en Twitter como https://twitter.com/RachelCohenAP.