Un universitario que formó parte de un grupo de piratas cibernéticos se declaró culpable el jueves del delito federal de atacar los sistemas informáticos de Sony Pictures Entertainment.

Cody Krestinger, de 24 años y radicado en la ciudad de Tempe, en Arizona, presentó una declaración de culpabilidad por asociación ilícita y alteración indebida de una computadora protegida, informó el vicefiscal federal Eric Vandevelde.

Los cargos conllevan hasta 15 años de prisión para Krestinger, quien será sentenciado el 26 de julio.

Las autoridades dijeron que las computadoras de Sony Pictures fueron puestas en riesgo entre finales de mayo y principios de junio del año pasado por un grupo llamado Lulz Security, cuyos miembros se adjudicaron la responsabilidad, sin identificarse individualmente.

La organización se jactó de haber accedido a más de un millón de cuentas, pero Sony dijo luego que fue sustraída información que podría permitir la identificación personal de unos 37.500 usuarios. Sony tiene oficinas generales en Culver City, California.

Alguna de la información fue colocada en el sitio de Lulz, según los documentos judiciales. La invasión causó más de 600.000 dólares en perjuicios.

Krestinger fue la primera persona detenida en Estados Unidos que es o fue miembro de LulzSec, grupo vinculado con otros escándalos de piratería cibernética contra organismos gubernamentales y empresariales en el mundo, dijeron las autoridades.

El sospechoso admitió en la corte que pertenecía a Lulz.

Ese grupo es conocido por su afiliación a la organización internacional de hackers Anonymous.

La casa matriz Sony Corp. ha sido afectada por la pérdida de información personal, como ocurrió en dos casos de piratería cibernética que pusieron en riesgo los datos individuales de más de 100 millones de usuarios a principios de año.