Un cohete lanzado desde el desierto del Sinaí, en Egipto, cayó el jueves en una ciudad turística del sur de Israel, afirmó la policía, lo que generó nuevos temores por la actividad de extremistas en la península montañosa.

El primer ministro Benjamin Netanyahu advirtió que el Sinaí se estaba transformando en una "zona terrorista".

No se reportaron lesionados por el estallido del cohete en Eilat, un balneario turístico a orillas del Mar Rojo que por estos días es frecuentado por miles de visitantes con motivo del feriado de Pascua.

Nadie se adjudicó la responsabilidad del ataque, pero Israel ha advertido anteriormente de una creciente anarquía en el Sinaí tras la revuelta del año pasado en Egipto que terminó en la caída del régimen de Hosni Mubarak. Funcionarios israelíes dijeron que la poca vigilancia y lo escabroso del terreno podrían convertir a la península en un nuevo foco de actividad extremista.

"Estamos viendo con Eilat que la península del Sinaí se convierte en una zona terrorista", dijo Netanyahu. "No podemos dar inmunidad al terrorismo, debemos combatirlo".

Cuando la radiodifusora Israel Radio le preguntó si el cohete fue lanzado desde el Sinaí, el jefe de policía de Eilat, Ron Gertner, dijo que "con base en nuestros cálculos y el alcance, sí".

Las fuerzas de seguridad y la aviación militar de Egipto peinaron el sureste del Sinaí en busca de combatientes que podrían estar relacionados con el ataque, dijeron funcionarios de seguridad egipcios que hablaron con la condición de mantener en el anonimato porque no tenían autorización de hablar con la prensa.

Combatientes palestinos disparan cohetes con regularidad desde la Franja de Gaza hacia Israel, pero los lanzamientos desde territorio egipcio son raros.

El del jueves parecía ser el primer ataque transfronterizo con cohetes lanzados en Egipto desde la caída de Mubarak. La vez anterior que proyectiles cayeron en Eilat y en poblano jordano cercano de Aqaba fue en 2010, con saldo de un muerto y cuatro heridos.

___

Tia Goldenberg está en Twitter como: http://twitter.com/tgoldenberg

___

Ashraf Sweilam, de The Associated Press, contribuyó a este despacho desde Al-Arish, Egipto.