Los mapuches, la principal etnia indígena del país, sufre profundas desigualdades y exclusiones así como el despojo de sus tierras ancestrales, según un estudio de la Comisión Económica para América Latina y el Caribe.

"Los principales hallazgos de este estudio reflejan distintas dimensiones de la vulnerabilidad socio-demográfica y socio-territorial que enfrenta el pueblo mapuche en la comuna de Ercilla", dijo el jueves la secretaria ejecutiva de Comisión, Alicia Bárcena.

Agregó que esas situaciones "son una expresión clara de las brechas que quedan por cerrar y los caminos que quedan por abrir para implementar plenamente sus derechos".

Señaló que como consecuencia de la vulnerabilidad y desigualdad del pueblo mapuche los indígenas han sufrido históricamente la pérdida del territorio que ocupaban hasta la conquista española, primero, y luego por la colonización del estado chileno. Posteriormente ocurrió el despojo de las tierras mapuches por la disputa por los títulos de dominio.

El estudio, centrado en la situación mapuche en la localidad de Ercilla, a unos 700 kilómetros al sur de esta capital, fue realizado en conjunto por investigadores de Cepal y representantes de la Alianza Territorial Mapuche, una organización de esa etnia de alrededor de un millón de personas.

Se originó por la ocupación de la sede del organismo económico y social de Naciones Unidas con sede en Santiago en 2010, que durante una prolongada huelga de hambre de presos mapuches efectuaron un grupo de indígenas para llamar la atención de secretario general Ban Ki Moon.

Ercilla ha sido escenario de acciones violentas con protestas por parte de encapuchados presuntamente mapuches. Esta semana un sargento policial murió por un disparo efectuado por un desconocido luego que la policía allanara una comunidad mapuche para detener a dos mujeres y un hombre por su presunta posesión de armas.

La acción policial fue protestada por los mapuches, que sostuvieron que una vez más la policía actuaba con violencia en su allanamiento. La frecuente represión policial a los mapuches ha sido denunciada por diversas organizaciones, incluso por el relator especial de Naciones Unidas para los pueblos indígenas, James Anaya.

En la presentación del informe de Cepal y la organización mapuche se encontraban presentes representantes diplomáticos y en las afueras del edificio fue apostado un vehículo policial con varios efectivos, lo que no es frecuente.

En la ceremonia participaron varios mapuches vestidos con sus atuendos tradicionales. Junto a la secretaria ejecutiva del organismo de Naciones Unidas, el estudio fue presentado por el lonko o jefe de la organización Alianza Territorial Mapuche, Juan Catrillanca, quien habló en su lengua original mapudungun.

Bárcena destacó también la emigración que han debido emprender los mapuches por el empobrecimiento y degradación de sus tierras. Industrias forestales que explotan el pino han invadido las regiones mapuches. En el caso de Ercilla en 1997 el 25% estaba destinado a plantaciones forestales. Diez años después aumentaba al 40%, señaló la funcionaria mexicana de Naciones Unidas.

Los mapuches también carecen de agua para sus comunidades y sus propiedades son muy inferiores a las de los no mapuches. "En promedio un productor no mapuche dispone de una superficie cuatro veces superior a la de un mapuche", dijo Bárcena.

Apuntó que como reflejo de la situación desmedrada del pueblo mapuche "coincidimos que es difícil poder vivir bien". Y que otro índice negativo es la alta mortalidad que afecta a los mapuches.

Concluyó que espera que el informe contribuya a una mayor equidad del pueblo mapuche.

El lonko Catrillanca en su exposición relató todo lo que perdió el mapuche con la conquista y la colonización de sus tierras. Señaló que la recuperación de sus tierras es su principal reivindicación, lo que les ha costado muertes y detenciones.

Pidió ayuda para terminar "con la difícil situaciones que vivimos en las comunidades por el cerco policial".