El secretario de Justicia Eric Holder previó el miércoles que los investigadores lo interrogarán sobre el operativo conocido como "Rápido y Furioso", una fallida investigación de su Departamento sobre tráfico de armas.

En el operativo, agentes federales recibieron órdenes de sus superiores para permitir que cientos de armas compradas en tiendas de Arizona fueran infiltradas ilícitamente a México.

Durante una presentación en Chicago, el procurador hizo el comentario sobre la oficina del inspector general en el Departamento de Justicia, que examina quién fue responsable de adoptar la arriesgada táctica conocida como "permitir que las armas caminen".

Muchas de las armas de Rápido y Furioso fueron recuperadas en escenas de crímenes en ambos lados de la frontera, incluyendo el lugar donde fue asesinado el agente fronterizo Brian Terry.

Holder dijo el miércoles que hablará con los investigadores del inspector general cuando lo soliciten.