El gobernador británico de las Islas Malvinas dijo que espera que Argentina reduzca las tensiones en su disputa con Gran Bretaña por la soberanía del archipiélago.

El gobernador Nigel Haywood dijo el martes a The Associated Press que las restricciones comerciales impuestas por Argentina están causando algunos problemas al complicar los envíos de alimentos y otras provisiones. Pero añadió que las islas son capaces de transportar bienes por aire y que aún tienen acceso a Brasil por vía marítima.

"Aún estoy decepcionado de que el tono que existe es de agresión hacia las Islas Malvinas y hacia el pueblo de las Islas Malvinas", dijo Haywood en entrevista en su oficina. "No hemos hecho nada para que la situación suba de tono. Digo, esto ha sido Argentina subiendo y subiendo la temperatura, primero con varias declaraciones y luego con varias acciones".

Las tensiones crecieron esta semana por la conmemoración del 30mo aniversario de la invasión argentina de las islas, las cuales Argentina afirma fueron ocupadas ilegalmente por los británicos.

Argentina ha estado tratando de aislar a las islas con la prohibición del comercio y de contacto por mar y aire desde territorio argentino adyacente. Ello ha provocado escasez de algunos productos en las tiendas de las islas, como bananos.

Los pobladores locales dicen que la reducción en el número de embarques que llegan a Puerto Stanley también ha elevado el precio de ciertos productos, y algunos isleños han recurrido a sus propias hortalizas.

"Simplemente estamos tratando de seguir con nuestras vidas, y desde el punto de vista diplomático, tratamos de hacer todo lo que podemos para permitirnos seguir con nuestras vidas", dijo Haywood. "En verdad espero que Argentina decida por sí misma que es momento de moderar las cosas y de avanzar hacia una relación normalizada entre Argentina y las islas".

Gran Bretaña, que ha controlado las Malvinas desde 1833, envió soldados para repeler a las fuerzas argentinas cuando éstas invadieron las islas el 2 de abril de 1982. La guerra se prolongó por 74 días hasta que las tropas británicas expulsaron a las argentinas. En total murieron 649 soldados argentinos, 255 británicos y tres pobladores.

El reclamo de Argentina a las Malvinas, que los británicos denominan Falkland, tiene un amplio apoyo en Latinoamérica, y el gobierno de la presidenta Cristina Fernández recientemente intensificó la presión diplomática y económica.

Argentina también recibió la semana pasada el espaldarazo de un grupo de ganadores del premio Nobel que recriminaron a Gran Bretaña por hacer caso omiso de resoluciones de la ONU que le exhortan a sostener negociaciones sobre las islas.

En cuanto a la restricción comercial impuesta por Argentina, Haywood dijo que "sí atraviesan algunas dificultades, porque obviamente hay ciertas limitaciones de comida y... provisiones, y cosas así".

"Pero dicho eso, el enlace aéreo continúa operando a la perfección. Todavía tenemos acceso a Punta Arenas (Chile) y a Montevideo (Uruguay), acceso a Brasil por barco. Así que nos las arreglamos bien", dijo Haywood.

Si bien Argentina considera a las Malvinas una colonia británica ilegal, el gobierno británico afirma que las islas son desde hace tiempo un territorio británico autónomo. Haywood, como representante británico en Stanley, aún tiene poder de veto sobre el gobierno de las Malvinas.

Haywood hizo un exhorto a que las personas visiten las islas, donde la mayoría de los pobladores dicen que quieren seguir siendo británicos.

"Mi mensaje al mundo es: vengan a vernos. No sólo escuchen lo que Argentina les dice. Vengan a vernos por cuenta propia", dijo.