La directora del programa de enfermería en la universidad cristiana de California, donde un atacante mató a tiros a varias personas, dijo el miércoles que ella cree que era el blanco deseado por el agresor, pero que esa mañana estaba dando clase en otro lugar.

Ellen Cervellon dijo que el sospechoso One Goh abandonó el programa de enfermería en la Universidad de Oikos durante noviembre, pero regresó varias veces al campus para pedirle a ella un reembolso total de la matrícula.

Dijo que Goh se enfureció cuando ella le dijo que la escuela no podía devolverle todo su dinero porque había estado en clases durante casi la mitad del programa, añadió.

La Policía había dicho con anterioridad que Goh buscaba a una administradora cuando fue la mañana del lunes al campus de Oakland. Cuando le dijeron que ella no estaba allí, dijo la Policía, comenzó a disparar en los salones, donde mató a seis estudiantes y una recepcionista, además de herir a otras tres personas.

"Después de hablar con varios de los estudiantes y profesores que estaban allí, creo que me estaba buscando. Tengo ese peso sobre mis hombros y no sé qué hacer con él", dijo Cervellon a The Associated Press con voz temblorosa. "Cada uno de esos estudiantes iba a ser un excelente, excelente enfermero. Están en mi corazón y siempre estarán".

Cervellon dijo que la Policía aún no ha hablado con ella.

Afirmó que no estaba en el campus esa mañana porque estaba en su otro trabajo, enseñando enfermería a estudiantes de la Universidad del Estado de California en East Bay.

El jefe de Policía de Oakland, Howard Jordan, dijo el martes a periodistas que Goh estaba muy enojado por haber sido expulsado de la universidad, pero Cervellon dijo que nunca lo expulsaron, sino que él decidió irse.

"Nunca fue obligado a salir, no mostró problemas de conducta y nunca le pidieron que abandonara el programa", dijo. "El decidió por su cuenta dejar el programa".

Cervellon agregó que Goh también le dijo que sentía que los otros estudiantes lo molestaban en la universidad, fundada para ayudar a los inmigrantes coreanos a adaptarse a la vida en Estados Unidos y poner en marcha carreras nuevas.

Al igual que ocurre con los demás estudiantes en el programa de enfermería, la primera lengua de Goh no es el inglés, pero Cervellon dijo que nunca fue testigo de que otros estudiantes le hicieran bromas por su acento, como dijo la Policía.

"El tenía problemas, pero todo el mundo los tenía, no hay una persona que puede hablar sólo inglés en esa clase, todos hablaban otros idiomas también" dijo.

Varios cientos de amigos, familiares y miembros de la comunidad se reunieron el martes para una vigilia de oración multicultural por las víctimas del tiroteo más mortífero en Estados Unidos desde la masacre del campus de Virginia Tech en 2007.

Poco después del tiroteo, la Policía arrestó a Goh, de 43 años, en un supermercado a pocos kilómetros del campus.

Se espera que comparezca en la corte por primera ocasión el miércoles por la tarde.