Hombres armados atacaron un destacamento de milicianos apoyados por el gobierno en el oeste de Afganistán y dejaron ocho personas muertas, dijeron el jueves las autoridades.

El portavoz del Talibán Qari Yousef Ahmadi se adjudicó la responsabilidad del ataque.

El jefe de la policía de la provincia Fara, Shamsul Rahman Zahid, dijo que hombres armados con fusiles automáticos irrumpieron en el puesto de vigilancia el miércoles por la noche en el distrito de Khaki Safed. Indicó que ocho miembros de la policía local afgana murieron y dos fueron capturados.

Primero le dispararon a un guardia que vigilaba afuera del puesto y después entraron al complejo y acribillaron a los que estaban dentro, dijo Abdul Khaliq Noorzai, el administrador del distrito. Los atacantes abandonaron entonces el lugar con sus armas.

El ataque ocurrió el mismo día en que un atacante suicida talibán detonara sus explosivos cuando ib en una motocicleta y matara al menos a 10 personas, incluyendo tres soldados estadounidenses, en un parque en el norte de Afganistán.

Al parecer los ataques son parte de un incremento en la violencia al inicio de la temporada de batallas de la primavera. Durante el crudo invierno afgano, la nieve bloquea frecuentemente los caminos y cesan las batallas.

Los talibanes atacan a las fuerzas de seguridad de la OTAN en su intento por reafirmar su poder y socavar los esfuerzos estadounidenses de fortalecer el ejército afgano, que tomará las riendas de la responsabilidad del combate durante los próximos años.