Por segunda vez en una semana, el primer ministro israelí Benjamin Netanyahu respaldó a los colonos judíos que intentan permanecer en sus casas de Cisjordania pese a ocuparlas ilegalmente.

Netanyahu fue respaldado por sus aliados políticos que desean afianzar la presencia israelí en los territorios que los palestinos reclaman para su futuro estado. Empero, sus detractores le acusan de violar el imperio de la ley.

El lunes, los militares ordenaron a los colonos que ocupan una casa en la población cisjordana de Hebrón que abandonen el edificio para el martes por la tarde al no haber recibido el requerido permiso militar para residir en la vivienda.

Empero horas después, Netanyahu pidió al ministro de Defensa Ehud Barak, la máxima autoridad en Cisjordania, que permita la estancia de los colonos "mientras defienden su caso ante los tribunales", dijo el vocero del primer ministro Mark Regev.

Empero, Regev no explicó las razones que impulsaron a Netanyahu a solicitar un aplazamiento, pese a que los colonos reconocen que ignoraron adrede el requisito de obtener un permiso militar de ocupación y residencia para las viviendas adquiridas en Cisjordania.

Barak no indicó qué respuesta daría a la petición.

Miembros del Partido Likud de Netanyahu aplaudieron la actitud del primer ministro.

El miembro del gabinete Limor Livnat dijo a Radio Israel que Barak "persigue una política de no permitir que los judíos vivan en Judea y Samaria", los nombres bíblicos de Cisjordania. El legislador Zeev Elkin, en una entrevista con la Radio del Ejército, acusó a Barak, que encabeza un pequeño partido centrista, de intentar captar los votos del sector más liberal del electorado.

Los detractores de Netanyahu fueron igualmente estridentes.

El legislador izquierdista Zehava Gal-On dijo que la medida demuestra que Netanyahu no quiere la paz con los palestinos, que consideran Cisjordania parte de su futuro estado.

Gal-On pidió a Barak que desaloje el asentamiento para el martes por la tarde como ordenó en un principio. "Esa es la prueba del imperio de la ley", dijo Gal-On, cabeza del Partido Meretz, a Radio Israel.