Una mujer de 80 años con poca experiencia de vuelo sabía que su esposo había fallecido luego que perdió el conocimiento frente a los controles de una pequeña avioneta, pero mantuvo la calma: aunque apenas sabía pilotarla, aterrizó la aeronave en un aeropuerto en el nordeste de Wisconsin, dijo su hijo el martes.

En una entrevista telefónica con The Associated Press, James Collins dijo que él también es piloto, por lo que ayudó a su madre Helen Collins a través del radio cuando la avioneta bimotor Cessna comenzó a quedarse sin combustible el lunes por la noche.

Otro piloto partió en su aeronave para guiar a la mujer al aeropuerto de Cherryland, cerca de Sturgeon Bay, unos 240 kilómetros (150 millas) al norte de Milwaukee.

Collins dijo que su madre tomó lecciones para aprender a despegar y a aterrizar hace unos 30 años a pedido de su padre, en caso de que algo le sucediese a él, pero que nunca recibió su licencia. Helen Collisn había volado numerosas horas junto a su esposo.

"A un punto, ella ni siquiera quería que el otro piloto despegase", dijo. "Ella dijo: '¿Ustedes no creen que yo puedo hacer esto por mí misma? ¿No confían en mí?' Ella estaba más calmada que nosotros en tierra. Estaba totalmente bajo control".

Helen y su esposo, John Collins, de 81 años, regresaban de su casa de vacaciones en Marco Island, Florida, dijo Collins. El esposo sufrió un ataque cardiaco a unos siete minutos del aterrizaje en Cherryland y la había llamado a la cabina antes de desmayarse, dijo Collins. Helen Collins llamó a los servicios de emergencia y es entonces que comenzó el esfuerzo para ayudarla a aterrizar.

El piloto que la ayudó fue Robert Vuksanovic, quien vive a poco más de un kilómetro del aeropuerto, dijo Keith Kasbohm, director del Cherryland Airport. Tras recibir una llamada telefónica de Kasbohm, Vuksanovic se subió a otra avioneta propiedad de los Collins y se acercó a la Cessna mientras instruía a Hellen por radio.

"El creyó que sería más fácil así", dijo Kasbohm. "Con él junto a ella él podía ayudarla a controlar la velocidad y altitud" antes de que intentase el aterrizaje.

Collins hijo dijo que uno de los motores del avión se había quedado sin combustible y el otro estaba a punto de quedarse sin combustible. La rueda delantera se colapsó en el aterrizaje y la avioneta se deslizó por la pista unos 300 metros (1.000 pies), pero Helen Collins se las arregló para mantener la aeronave derecha.

"Lo asombroso es que ella aterrizó el avión con solamente un motor", dijo Collins. "No creo que haya muchos pilotos entrenados que puedan hacerlo".

Dijo que su madre fue hospitalizada con lesiones en las vértebras y una costilla fracturada, pero que se recuperaba bien.