Dice un proverbio indio: “Ningún amigo como un hermano; ningún enemigo como un hermano”. De él puede dar fe el presidente de Perú, Ollanta Humala. En las últimas semanas se vio obligado a desmarcarse de su hermano Antauro, preso por haber encabezado un conato de golpe de Estado contra el gobierno de Alejandro Toledo. Habían trascendido ciertos privilegios de los cuales gozaría por su parentesco con el mandatario, como haber sido trasladado de un penal de máxima seguridad a una instalación del Ejército para brindarles mayor seguridad a los padres en las visitas, y usar un iPhone, tener amoríos y fumar marihuana en su celda.

Yo no comparto nada de lo que hace ni de lo que dice ni de lo que piensa

- Ollanta Humala

En la asonada de la víspera de año nuevo de 2005, liderada por Antauro Humala, murieron cuatro policías. Lo condenaron a 25 años de cárcel por homicidio calificado. Le redujeron la pena a 19 años por homicidio simple y secuestro en 2011. Su hermano, el presidente peruano, procura tomar distancia de él: “Yo no comparto nada de lo que hace ni de lo que dice ni de lo que piensa”. La réplica no se hizo esperar: Antauro llamó "guachimán (guardián) de palacio" al mandatario, tildado de “traidor” por el padre de ambos, Issac, y de flojo por otro hermano, Ulises, abogado de Antauro, convencido de que en Perú manda su cuñada, la primera dama Nadine Heredia.

¿Puede un presidente desentenderse de sus familiares para preservarse a sí mismo? El de Ecuador, Rafael Correa, duda sobre el buen juicio de su hermano Fabricio, resuelto a presentarse como candidato presidencial por la oposición en 2013. La relación entre ambos se cortó cuando el mandatario canceló contratos con el Estado por 167 millones de dólares de compañías vinculadas a su hermano. El mandatario, aún no decidida su candidatura a la relección, no cree que Fabricio vaya a hacerle sombra: “La sociedad le llama el Caín de la historia del Ecuador. Si quiere lanzarse como candidato con su codicia, con su desequilibrio, allá él, pero va a hacer un gran ridículo".

Si de ridículo se trata, el hermano del presidente de Chile, Sebastián Piñera, no deja de hacer méritos. En febrero, según trascendió, la mujer de Miguel Piñera, la modelo argentina Belén Hidalgo, debió huir de Cerro Castilla, la residencia de verano presidencial en Viña del Mar, por presuntas amenazas de su entonces marido. Llegó a decir que “muchas personas vieron cuando me pegó” y que solía perseguirla “por la casa gritándome que me iba a matar, que me pegaría, por lo que me escondí debajo de la cama de la pieza de servicio”.

El atildado presidente chileno es el día y la noche con su hermano, alias El Negro, cantante y empresario. Quizá como Bill Clinton y su medio hermano Roger. El ex mandatario norteamericano no gana para sustos desde los tiempos en que era gobernador de Arkansas: Roger fue arrestado por distribuir cocaína en ese Estado. En 1998, mientras Bill estaba expuesto a un impeachment (juicio político) por el escándalo con la becaria Monica Lewinsky, su medio hermano, músico y actor, estaba bajo sospecha por vender pasaportes diplomáticos y perdones presidenciales a los mejores postores.

Otro medio hermano, Mark Okoth Obama Ndesandjo, nacido en Kenya, educado en los Estados Unidos y casado con una china, no dejó bien parado al suyo, Barack Obama, cuando presentó una autobiografía en la cual describe con pelos y señales los maltratos que le propinaba su padre, al cual el presidente dedicó el libro “Los sueños de mi padre”. A su vez, George Hussein Onyango Obama, también medio hermano de Obama, vive en los suburbios de Nairobi, la capital de Kenya, “como un preso”, en una casilla de seis metros cuadrados, con menos de un dólar por mes. ”Si alguien dice algo sobre mi apellido, digo que no estamos vinculados; me avergüenza”, espetó.

Vergüenza pudo sentir el presidente mexicano entre 1988 y 1994, Carlos Salinas de Gortari, por su hermano Raúl, imputado como coautor intelectual del crimen de Francisco Ruiz Massieu, secretario general del gobernante Partido Revolucionario Institucional (PRI). Lo acusaron, también, de beneficiarse con la privatización de la banca, ejercer tráfico de influencias, financiar en forma ilegal a un partido satélite del oficialismo y tejer alianzas con el narcotráfico. En prisión, Raúl Salinas de Gortari reveló que su hermano, el presidente, estaba al tanto de las operaciones y se mostró indignado por aquello que calificó de “cobardía” y “traición de hermano”.

Si en Polonia Lech Kaczynski, hermano gemelo del presidente Lech Kaczynski, fallecido en un accidente de aviación en 2010, fracasó en su intento electoral de sucederlo, en los Estados Unidos tampoco logró Bob Kennedy ocupar el lugar de su hermano John Fitzgerald; ambos fueron asesinados. En Colombia, Santiago Uribe puso en aprietos a su hermano Álvaro, cuando era presidente, por su presunta relación con bandas paramilitares. Lo dejó dicho Benjamin Franklin: “Un hermano puede no ser un amigo, pero un amigo será siempre un hermano”.

Síguenos en twitter.com/foxnewslatino
Agréganos en facebook.com/foxnewslatino

Jorge Elías is an Argentine journalist, radio host and columnist in Radio Continental and TV host in Televisión Pública Argentina. He is also the director of El Ínterin, an international news and analysis website. He can be followed on Twitter at @JorgeEliasInter.

Like us on Facebook
Follow us on Twitter & Instagram